Hiperglucemia después de las comidas

La hiperglucemia consiste en una glucemia por encima de los objetivos individuales establecidos. Tenemos que conocer los objetivos a alcanzar antes y tras la ingesta los cuales deben ser individualizados. Sin embargo, de forma general se recomienda: 

Antes de las ingestas: 80-130 mg/dl

A la hora de la ingesta: < 160-180 mg/dl 

A las 2 horas de la ingesta: < 140  mg/dl

La hiperglucemia es una alteración del nivel de glucemia normal de una persona, por ello hay que corregirlo para volver a la normoglucemia. Estas correcciones hay que realizarlas de manera adecuada y segura. Se usan el Factor de corrección y el objetivo glucémico. Además de estas dos cosas, hay que tener en cuenta en todo momento la realización de actividad física o no y la cantidad de insulina activa que se tenga.

El nivel de glucosa en sangre se considera elevado cuando es superior a 180 mg/dl (hiperglucemia nivel 1) o mayor o igual a 250 mg/dl (hiperglucemia nivel 2). Por ello si se detectan niveles superiores a 250 mg/dl de forma mantenida es importante comprobar los niveles de cetonas en sangre u orina. Los síntomas de hiperglucemia son: 

  • Náuseas y vómitos
  • Cansancio y somnolencia
  • Orinar más de lo habitual y/o mojar la cama
  • Beber más de lo habitual
  • Perder peso 
  • Dolor abdominal
  • Hambre 
  • Infección por hongos 
  • Labios y lengua secos
  • Irritabilidad
  • Visión borrosa

 La hiperglucemia con relación a las comidas puede producirse en dos momentos:

Antes de la ingesta, por una dosis insuficiente de insulina basal o por mayores necesidades de insulina a causa de una enfermedad o por una infusión errónea de la bomba.

Después de la ingesta, por un ajuste inadecuado de los ratios, por una infusión errónea de la bomba de insulina o por no contar con las grasas y proteínas que tienen un efecto más lento en la glucemia.

A continuación te compartimos algunos aspectos a considerar para ir disminuyendo tus hiperglucemias después de las comidas.

Algunas de las causas por las que se produce son;

  • Administrar una cantidad de insulina menor a la que se necesita u omitir alguna dosis de insulina.
  • Ingerir más cantidad de hidratos de carbono que lo que se ha recomendado en el plan de alimentación.
  • Realizar menos actividad física de la habitual.

1. El contaje de hidratos de carbono y la ratio insulina-hidrados de carbono

Como bien sabes, los hidratos de carbono (HC) forman parte de los alimentos; tienen la capacidad de transformarse en glucosa y proporcionar energía a nuestro organismo. Son uno de los principales nutrientes responsables de la glucemia después de comer. 

Para ajustar el consumo de hidratos de carbono a la cantidad de insulina es importante saber identificar y contar los hidratos de carbono. Para leer más sobre este apartado de contaje de hidratos de carbono. Ve a este link de nuestro blog. 

Posteriormente, es importante que calcules tu ratio y de ese modo aunque varíes la alimentación, tengas esa base. 

2. Tiempo de espera e índice glucémico de los alimentos

Se recomienda aplicar la insulina rápida o análogos de insulina de acción rápida (NovoRapid®, Humalog® o Apidra®) 15 a 20 minutos antes de la ingesta, el tiempo variará según el nivel de glucemia. En caso de utilización de insulina ultrarápida Fiasp® O LyumjevTM hay que esperar de 5 a 10 minutos entre administración de insulina e ingesta, o más en caso de hiperglucemia. Esta espera ayuda a controlar la hiperglucemia inicial tras una ingesta y disminuye el riesgo de hipoglucemia posterior.

En caso de alimentos con Hidratos de Carbono (HC) de muy bajo índice glucémico (como legumbres) deberemos acortar la espera o modificar el orden de la ingesta, comenzando por los HC que se absorban más rápidamente. Por el contrario si comemos alimentos con mayor índice glucémico (arroz, palomitas de maíz, pan blanco), es posible que necesitemos un tiempo de espera mayor.

 

3. No te excedas en grasas y proteínas 

Las grasas provocan que el vaciado gástrico (el paso de la comida del estómago al intestino) sea más lento y son causantes de una resistencia posterior a la acción de la insulina. Esto significa que las comidas con grasa elevan los niveles de glucosa más lentamente y la mantienen elevada durante más tiempo. En ocasiones, se produce hipoglucemia inicialmente y después hiperglucemia más allá de la tercera hora con una duración proporcional a la cantidad de grasas ingeridas. Muchas veces se necesita menos insulina justo después de comer y un poco más entre 3 y 8 horas después de la ingesta. En el caso de las proteínas, se ha demostrado que cuando están de forma aislada (a partir de 75 gramos) y añadidas a hidratos de carbono (a partir de 30 gramos), reducen la respuesta glucémica en las primeras 2 horas y la aumentan y extienden entre la tercera y quinta hora después de la comida. 

Las proteínas y las grasas cuando se ingieren juntas suman su efecto elevando los niveles de glucosa tardíamente. Debemos tener en cuenta que en los alimentos, estos dos nutrientes casi siempre se encuentran juntos en distintas cantidades y proporciones, por esto es importante conocer su contenido a través de materiales como esta colección. Si quieres leer más sobre este tema, te invitamos a que sigas este link sobre grasas y proteínas.

4. Orden de la ingesta y vaciamiento gástrico

La absorción de los hidratos de carbono en el tracto gastrointestinal lleva a un incremento de la glucosa en plasma generalmente a los 10 a 20 minutos después de comenzar la ingesta. Todo lo que contribuya a que el alimento pase del estómago al intestino de forma más lenta llevará a un aumento paulatino de la glucosa. Los hidratos de carbono presentes en alimentos líquidos se absorben con mayor velocidad que cuando se encuentran en alimentos sólidos. Por su parte, aquellos alimentos con grasa, proteínas y/o fibra en cantidad significativa hacen que se enlentezca el vaciado gástrico y por lo tanto la absorción de los hidratos de carbono también se ralentice. 

Hay datos de que el orden de los alimentos juega también un papel importante en el control de la glucosa postingesta. Por lo tanto, si la ingesta se empieza con niveles límites de glucosa (70 a 80 mg/dl) se debe empezar por los hidratos de carbono de más rápida absorción, y si se comienza con niveles altos de glucosa lo mejor es comenzar. unos 15 minutos antes, por las proteínas y grasas, o bien por los vegetales. 

En general, se promueve iniciar con un plato de vegetales crudos o cocidos para favorecer el tiempo de espera, mejorar el vaciado gástrico gracias a la fibra, e incorporar vitaminas y minerales a nuestra dieta. 

 

Referencias

📚 Biblioteca Diabetes

https://diabetes.sjdhospitalbarcelona.org/es/diabetes-tipo-1/debut/hiperglucemia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba